¿Qué es el recargo
de equivalencia?

¿Qué es el recargo de equivalencia y por qué es importante para ti, como comerciante, saberlo?

En el artículo de hoy vamos a contarte qué es, los tipos de recargo de equivalencia que hay y otros detalles que debes controlar para manejar 100% tu negocio.

Qué es el recargo de equivalencia

Como autónomos debemos conocer todo lo que tenga que ver con el recargo de equivalencia, IVA y cualquier otra obligación fiscal que tengamos con el estado.

En el caso de recargo de equivalencia, se trata de un régimen especial del impuesto del IVA. Este es obligatorio para aquellos autónomos y empresas de comercio minorista que vendan productos no transformados.

Es decir, este impuesto se aplica solo a comerciantes minoristas que funcionan como intermediarios entre el proveedor (al cual compran la mercancía) y el cliente final.

Esto es sin importar que sean autónomos, comunidades de bienes o sociedades.

Productos exentos del recargo de equivalencia

¿Existen productos exentos de este recargo de equivalencia?

En efecto, los comerciantes que hagan negocios con los productos siguientes, estarías exentos de facturar con recargo de equivalencia.

  • Prendas de vestir que usan pieles de carácter lujoso (excepto carteras y bolsos)
  • Coches y vehículos en general.
  • Maquinaria de carácter industrial.
  • Productos del sector petrolífero.
  • Joyas

Cuánto es el recargo de equivalencia

El recargo de equivalencia lo repercute directamente el proveedor del producto que hemos vendido.

Esto se parece al recargo del IVA, solo que hay que tener en cuenta que este se añade por separado.

En esta tabla te indicamos los tipos de recargo de equivalencia según el IVA cargado en tus productos.

Facturas con recargo de equivalencia

Si cumples con este régimen especial, necesitarás saber cómo reflejar el recargo de equivalencia en una factura.

Antes de nada, has de ser capaz de acreditar que así que (que te corresponde este cargo)

Tras esto, has de saber que es tu proveedor el que debe incluirnos en el recargo de equivalencia al facturarnos por la adquisición de los bienes que vamos a vender al cliente final.

En primer lugar, los datos que deben aparecer en esta factura con recargo de equivalencia son los mismos que en cualquier factura del régimen general del IVA.

A saber:

  • Fecha
  • Número de factura
  • Datos del emisor de la factura
  • Datos del receptor de la factura
  • Base imponible
  • Impuestos
En cuanto a la compatibilidad del recargo de equivalencia y del régimen general es importante saber que hay que realizar facturas separadas para estos dos tipos de obligaciones fiscales.

No es necesario hacerlo en series separadas, pero sí en facturas con números diferentes.

Ejemplo de factura con recargo de equivalencia

Cuando tengas que realizar o recibir facturas con recargo de equivalencia, deben estar así creadas:

En este ejemplo, vamos a comprar camisetas para venderlas directamente al cliente final. Imaginemos que el coste de cada una es de 10 euros y compramos 50 unidades. Además del 21% del IVA que pagaremos sobre los 10 euros por camiseta, en esta factura se aplica a esos 10 euros el recargo de equivalencia del 5,2%.

Como has visto, siempre se hace el recargo sobre la base imponible.

Descarga nuestra app gratuita y comienza
a aceptar pagos en tu negocio con tarjeta hoy